martes, 16 julio, 2019

SEGURIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS EN LA VIDEOVIGILANCIA

Finalmente el dueño del restaurante se había decidido a instalar unas cámaras. Tenía la sospecha de que algún trabajador, se estaba quedando con parte de la recaudación que, ciertamente, había descendido bastante. También intuía que algunos clientes no pagaban sus consumiciones en la terraza. Buscó en Internet, y por apenas 200 euros encontró un sistema de ocho cámaras de video vigilancia que un amigó instaló.  Ahora podía ver tranquilamente todo lo que pasaba dentro y fuera de su local.

Lejos estaba de pensar la cascada de problemas que este hecho le iba a acarrear. El trabajador desleal sorprendido in fraganti, rápidamente pasó al contraataque. Denunció a la Agencia de Protección de Datos al restaurante, alegando que no se le había notificado la  existencia de cámaras, que carecían del preceptivo cartel indicativo, que no habían inscrito el fichero ante la Agencia y así un largo etcétera de incumplimientos. Aún peor, fue la denuncia ante la Agencia de Protección de Datos que interpusieron  los amigos del trabajador, sorprendidos consumiendo sin pagar, por enfocar las cámaras a la vía pública. Por todo ello, nuestro establecimiento fue sancionado por una cantidad muy superior al ahorro que pretendía obtenerse con  la vigilancia.

Y es que la video vigilancia se ha convertido en una actividad necesaria, garantía de seguridad, pero sometida a una fuerte regulación en materia de protección de datos. La AGPD señala que la instalación de cámaras puede invadir la esfera de la privacidad, y la somete a restricciones. La Instrucción 1/2006, señala como requisitos fundamentales la inscripción del fichero ante el Registro General de Protección de Datos, la ubicación de distintivos informativos, la definición del espacio vigilado y la orientación de las videocámaras, y la  adopción de las medidas de seguridad. Esto implica la existencia de un protocolo de actuación que deberá observarse rigurosamente. El comité de empresa podrá incluso solicitar visualizar la orientación de las cámaras para ver si el espacio objeto de vigilancia es el adecuado. En fin, una normativa que deberá observarse rigurosamente para no ser motivo de sanción e incluso usada como moneda de cambio por los  trabajadores infractores

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes